THERMIDA. La huella de la experienciA